El Cabo Horrie

Un perro australiano llamado Horrie se convirtió en un personaje conocido debiado a su participación durante la Segunda Guerra Mundial

Nos encontramos en Egipto, en el año 1941, cuando el ejército australiano tiene destacadas sus tropas para luchar contra el Afrikakorps de Rommel. Entre los soldados  que prestan servicio, se encuentra Jim Moody, adscrito a un pelotón de señales del 2/1 Batallón de Ametralladoras, encuadrado en la 6ª División de Infantería. Un día, Jim se encontró a un cachorro de terrier blanco en las afueras de Alejandría y se lo llevó consigo al campamento. A partir de ese momento, se entabló una relación especial entre Horrie (este fue el nombre que Jim decidió dar a su nuevo compañero) y los componentes de su Batallón, los cuales lo consideraron uno más de los suyos y lo adoptaron como mascota, acompañándoles en todos los desplazamientos que realizaron.

Horrie en su bolsa de transporte

Fuente de la fotografía: http://www.ourcivilisation.com

Horrie se va al frente

El siguiente destino que conoció fue Grecia, donde viajó dentro de la mochila de Jim. Allí desarrolló una habilidad que fue de gran ayuda para sus compañeros, puesto que cuando gracias a su afinado sentido del oído detectaba que se acercaban aviones enemigos, daba la voz de alarma aullando muy fuerte. Las cosas no pintan muy bien en la península Griega y en abril de 1941, las tropas australianas son evacuadas hacia Creta ante el avance alemán. Horrie es embarcado junto al Batallón en el buque de transporte “Costa Rica”, el cual es hundido después de sufrir un ataque por parte de la Luftwaffe el día 27 de abril.

Horrie a bordo de un barco

Fuente de la fotografía: http://www.ourcivilisation.com

Sobrevive, aunque está a punto de morir aplastado entre dos botes salvavidas en la maniobra de salvamento y Jim y él, son recogidos junto a los demás supervivientes por el destructor HMS Defender. Una vez en Creta, en mayo de 1941,el ejército alemán lanza una ofensiva aerotransportada llamada operación Mercurio y tras arduos combates, las tropas aliadas se desplazan hacia el sur de la isla, donde son evacuadas a Palestina.Horrie fue herido por metralla durante esa retirada.

Horrie montado a lomos de un camello

Fuente de la fotografía: http://www.ourcivilisation.com

Es ascendido a Cabo Primero Honorario del ejército Australiano y acompaña al comandante del Batallón en los desfiles en los que participan, e incluso sus compañeros le confeccionan un uniforme con sus galones para protegerlo del frío invierno Sirio.

Horrie con su uniforme

Fuente de la fotografía: http://www.ourcivilisation.com

Horrie llega a casa

En el mes de febrero de 1942, el Batallón regresa a Australia, y Jim toma la decisión de llevarse consigo a Horrie antes que dejarlo en Palestina. El problema es que Horrie tiene que viajar de forma ilegal, puesto que las leyes australianas de cuarentena son muy estrictas y no permitían la entrada en el país de animales. Así pues, Horrie viaja escondido en una mochila y tiene más suerte que otras dos mascotas que también son embarcadas ilegalmente. Las autoridades descubren a un gato y una perra que eran mascotas de otras unidades y son sacrificadas cumpliendo la ley de cuarentena. El barco llega hasta el puerto de Adelaida y Jim es destinado a Nueva Guinea, aunque decide que Horrie ya tiene bastantes aventuras a sus espaldas y lo deja viviendo en casa de su padre en Melbourne durantes 3 años, hasta que finalmente, en febrero de 1945 es licenciado y regresa para vivir en Sydney y se lleva a Horrie consigo. Lo que tenía que haber sido ya un retiro tranquilo y placentero, se convirtió en una pesadilla por culpa de un incidente desafortunado cometido por Jim. La Cruz Roja estaba recaudando fondos en un club canino al cual pertenecía, y se le ocurrió la idea de utilizar a Horrie para recaudar más fondos. Las autoridades sanitarias australianas empezaron a indagar y a pedir papeles y finalmente enviaron a Jim una orden de decomiso del perro puesto que había entrado de forma ilegal en el país y había vulnerado la ley de cuarentena, por lo que debía ser sacrificado.

Orden de decomiso de Horrie

Fuente de la fotografía: www.ak-3.com

Jim envió un escrito de descargo en el que justificaba que Horrie había pasado una revisión veterinaria en Tel-Aviv antes de embarcar y que había prestado sus servicios en el Ejército Australiano, aunque de nada sirvió y tuvo que entregarlo, siendo sacrificado de un disparo en la cabeza el día 12 de marzo de 1945. Este hecho tuvo una gran repercusión mediática. Jim intentó realizar una campaña pública para salvar a Horrie. Escribió cartas a medios de comunicación, entidades y políticos. Muchas personas escribían cartas condenando el hecho y se personaban en una tumba vacía en el cementerio de Sydney para llevarle flores.

Noticia de la muerte de Horrie

Fuente de la fotografía: www.ak-3.com

Un final feliz para Horrie

Pero Horrie no podía acabar su vida de esta manera. El perro que alertaba de los ataques aéreos, que salió airoso de un naufragio y que sufrió heridas de metralla en la retirada de Creta no fue el perro sacrificado por las autoridades. En el año 2003, dos hijos de Jim confesaron que su padre había entregado un perro callejero que compró por 5 chelines engañando a las autoridades, mientras que Horrie era trasladado a una propiedad que tenía Jim en el estado de Victoria, donde pasó el resto de sus días alejado de la fama y la polémica que se había generado en torno a su figura.

Fuentes del texto: awm.gov.auallenandunwinww2australia.gov.auvrroom.naa.gov.au

Facebooktwittermail

Un comentario en “El Cabo Horrie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.