Fuga de Colditz (8): Peter Allan y su colchón

Un oficial británico llamado Peter Allan intentó fugarse del Castillo de Colditz escondido dentro de un colchón

Peter Allan, un oficial británico que se encontraba preso en Colditz, ideó un plan para fugarse a finales de 1940. Observó que los alemanes estaban trasladando colchones del castillo para utilizarlos en otro campo de prisioneros por lo que se propuso utilizarlos como vehículo para salir del campo. Allan, que partía con la ventaja de hablar alemán perfectamente, cambió sus raciones con los guardas del campo por dinero alemán y consiguió un traje de las juventudes hitlerianas. Con todo esto, se metió en el interior de uno de los colchones que iban a ser trasladados por prisioneros franceses. Éstos, cargaron los colchones en un camión y los llevaron a un almacén situado en una casa vacía de la ciudad. Allí aguardó unas horas hasta que finalmente cortó el colchón y saltó por una ventana. Empezó a caminar por una carretera en la que fue recogido por el coche de un oficial de las SS, con el que compartió bastante camino hasta llegar a Viena, donde lo deja. Allí se presenta en el consulado Americano que aún no había entrado en guerra, y tras serle denegada la ayuda se dirige hacia un parque cercano en donde cae desfallecido tras nueve días de fuga. Sin dinero ni alimentos, decide entregarse para ser devuelto a Colditz.

Fuente de la fotografía: colditzcastle.net

Fuentes del texto:

“The Colditz Myth”, S.P. Mackenzie, Oxford University Press

“Colditz: The Full Story”, P.R. Reid, Zenith Press

Colditz: The Great Escapes”,  Ron Baybutt, Little Brown & Co

pbs.orgcs.mcgill.ca

Anécdota anterior Fugas de Colditz                Siguiente anécdota Fugas de Colditz

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: