Operación Pastorius

Los servicios de inteligencia alemanes (Abwher) tuvieron un sonado fracaso en una operación destinada a infiltrar agentes en territorio americano para realizar operaciones de sabotaje

La Operación Pastorius fue un intento de los servicios secretos alemanes (Abwher) de reducir la capacidad productiva industrial de Estados Unidos mediante actos de sabotaje en suelo americano y de sembrar el pánico entre la población. Estados Unidos había tomado partido por el bando aliado y aunque en aquel momento aún no había declarado la guerra a Alemania, desde hacía bastante tiempo apoyaba a dichos países con tecnología y envíos de material bélico, por lo que Hitler pensaba que si quería ganarse la guerra, había que cortar los suministros que ayudaban en gran medida a seguir sosteniendo los diversos frentes abiertos. El responsable de la misión era el Teniente Walter Kappe, una persona idónea para llevar a cabo los objetivos encomendados, puesto que había residido 12 años en Estados Unidos, trabajando para el instituto Ausland, una organización satélite del partido nazi (NSDAP), cuyo cometido era el de reclutar adeptos a la causa nazi en América. Se le encarga formar un grupo para llevar a cabo las acciones y para ello se sumerge en los archivos de su antigua empresa, de donde selecciona 12 personas de entre todos los ciudadanos alemanes exiliados con los que el instituto mantuvo contacto. Una vez que se crea el equipo, se les da formación en todas aquellas materias necesarias como fabricación de explosivos, falsificación documental, técnicas de sabotaje, etc y se les hace visitar diferentes emplazamientos en Alemania de estaciones de tren, pantanos, empresas metalúrgicas, etc.. con el fin que se familiaricen y encuentren los puntos débiles para poder luego extrapolar estos datos a sus objetivos americanos. Finalmente se forman dos grupos:

Integrantes de la Operación Pastorius

Fuente de la fotografía: www.soc.umn.edu

El primer grupo estaba dirigido por John Dasch y lo integraban Heinrich Heinck, Richard Quirin y Ernest Peter Burger. Partió desde la base alemana de Brest el día 26 de mayo de 1942 a bordo del submarino U-202 y tenía como misión el sabotear fábricas de la Compañía de Aluminio de América en Tenessee, New York y Illinois, la planta de la Philadelphia Salt Company, central hidroeléctrica de Niágara Falls, destruir un puente del rio Ohio y poner explosivos en comercios judíos y consignas de estaciones de tren para provocar pánico entre los viajeros. Poco después de la medianoche del día 13 de junio de 1942, desembarcan en la playa neoyorquina de Amagansett, en Long Island. Una vez que los agentes desembarcan, el U-202 embarranca en un banco de arena. La tripulación tiene que esperar hasta la marea matinal para liberarse y seguir curso hasta alta mar.

El segundo grupo estaba dirigido por Edward Kerling y lo integraban Herman Otto Neubauer, Herbert Hans Haupt y Werner Thiel. Partió desde la base alemana de Brest el día 28 de mayo de 1942 a bordo del submarino U-584 y tenía como misión sabotear el sistema de abastecimiento de agua potable de Nueva York, poner explosivos en las estaciones de tren de Pennsylvania y Newark, volar la vía férrea de Chesapeake y Ohio, puentes cercanos a la Estación Central de Nueva York, las exclusas de los canales de Sant Louis y Cincinnati, la sección ferroviaria de curva de herradura en Altoonay, poner explosivos en comercios judios y consignas de estaciones de tren para provocar pánico entre los viajeros. Este segundo grupo llega a la playa de Pont Vedra, Jacksonville el día 17 de junio de 1942. El día 19 Haupt y Neubauer se dirigen a Chicago, a casa de los padres de Haupt. Kerling y Thiel van hacia Nueva York.

Parte del material incautado

Fuente de la fotografía: jacksonville.com

Una vez que los dos grupos llegaban a su destino, el plan era que debían de enterrar unas cajas impermeables en la playa para utilizar posteriormente su contenido (explosivos, fusibles, cables y ácido), quedando en encontrarse en Cincinnati el dia 4 de julio. Asimismo, llevaban unos pañuelos en los que se había escrito el nombre de sus contactos en tinta invisible.

El primer grupo son descubiertos al poco de cambiarse de ropa por un guardacostas llamado John Cullen, al cual intentan sobornar con 200 dólares. Abandonan la playa y Cullen pone en aviso a sus superiores acerca del incidente, los cuales envían a un equipo a peinar la playa. Se encuentran cajas de municiones y material y se pone en aviso al director del FBI Edgar Hoover, el cual pone en alerta todos los posibles objetivos del país, a la vez que inicia una búsqueda y captura del grupo.

Agentes del FBI desentierran los explosivos

Fuente de la fotografía: jacksonville.com

Quizá debido al incidente con Cullen, el grupo de saboteadores empieza a dudar del éxito de su misión y el día 14 de junio, Dasch llama a la oficina del FBI de Nueva York y les comenta que los servicios de inteligencia alemanes han diseñado un plan de sabotajes por todo el país, lo que hace que se intensifique la búsqueda de los agentes alemanes. El día 19 de junio Dasch realiza otra llamada desde el hotel Mayflower de Washington. El FBI la localiza y envía al agente Duane Traynor a detenerlo. A partir de aquí, la confesión de Dasch provoca las detenciones de los integrantes de los dos grupos: El día 20 de junio se detuvo a todos los miembros de su grupo, el día 23 fueron detenidos Edward Kerling y Werner Thiel en Nueva York y el día 27 de junio se detuvo a Herman Otto Neubauer y Herbert Hans Haupt en Chicago. Se celebró el juicio en Washington y se condenó a todo el grupo a la pena de muerte, sentencia que se cumplió en la silla eléctrica de la prisión del distrito de Columbia, excepto a Dasch y a Burger, a los que se les condenó a 30 años de prisión y a trabajos forzados y cadena perpetua respectivamente. Finalmente fueron deportados a Alemania en 1948 donde cumplieron parte de la sentencia.

Juicio a los integrantes de los comandos

Fuente de la fotografía:  www.damninteresting.com

Fuentes del texto: historynetdailymail,  spiegel.deuboat.net

Facebooktwittergoogle_plusmail

3 comentarios sobre “Operación Pastorius

  • el enero 11, 2014 a las 9:32 pm
    Permalink

    Muy interesante articulo,quizas sea conveniente verlo enmarcado en lo que era la «guerra total»es decir el intento permanente de Alemania de atacar al enemigo casi como sea,donde sea,claro que en el plano de los agentes secretos u operaciones de inteligencia fue muy poco el exito por no decir hasta vergonsozo pero bueno,al menos Cannaris trato de hacer algo y la ineptitud de Hitler o su mala suerte siempre echaron a perder todo.
    Cannaris estuvo aqui en Chile durante la Primera Guerra mundial,esa etapa de su vida es muy elocuente y llena de aventuras.

    Respuesta
  • el octubre 16, 2012 a las 7:36 pm
    Permalink

    Los espías y agentes del Abwher fueron, por regla general, un completo y absoluto desastre, y la mayoría de sus misiones fracasaron (en algunas ocasiones de manera totalmente bochornosa y sonrojante). Todo lo contrario que los servicios secretos de los aliados – principalmente los británicos -, que obtuvieron innumerables exitos. Sin lugar a dudas, ello fue uno de los factores que inclinaron el devenir de la guerra hacia el lado aliado.

    Saludos!!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.