Nose Art: Arte en los fuselajes (7)

Nose Art es la definición que se emplea para referirse comúnmente a los dibujos artísticos que las tripulaciones de los aviones hacían dibujar en la parte frontal de los aparatos, de ahí su nombre (arte de nariz). Los primeros en portar algún tipo de dibujo fueron los pilotos participantes en la Primera Guerra Mundial; El Conde Francesco Baracca llevaba dibujado en el lateral de su SPAD S.VII un cavallino rampante, el piloto americano Eddie Rickenbacker pilotaba un Spad XIII en el que llevaba comodibujo un sombrero de copa con los colores de la bandera americana rodeado de un aro de color rojo, o el famoso Barón rojo, que llevaba su aparato dibujado de ese mismo color. Aunque el máximo esplendor de estos dibujos sucedió durante la Segunda Guerra Mundial, y más concretamente en el Frente del Pacífico. Las tripulaciones de los aparatos buscaban a los mejores dibujantes de las bases (que en unas ocasiones eran amateurs pero en otras cobraban por sus servicios) para que personalizaran su avión con dibujos que en su mayor parte representaban a chicas posando de manera sugerente (las famosas Pin-Ups), aunque se podían encontrar otras temáticas como personajes de cómic, nombres de localizaciones, las conocidas bocas de tiburones que mostraban su dentadura, etc. Pronto, los aparatos empezaron a ser conocidos por el nombre con el que los habían bautizado. Los Comandantes de las bases americanas permitían que las tripulaciones decorasen sus aparatos, aunque esta permisividad estuvo a punto de sufrir un serio revés cuando varios de estos aparatos tuvieron que ser enviados a Estados Unidos para ser reparados. Al llegar a casa, diversos grupos religiosos se escandalizaron al ver las temáticas impresas en el fuselaje, y presionaron al Ejército, que a su vez cursó la orden de borrar estos dibujos a los responsables de las bases aéreas. Éstos pasaron por alto la orden, conscientes del papel que jugaban estas representaciones en la moral de unas tripulaciones que tenían una alta tasa de mortalidad: No solamente establecían un fuerte vínculo con el aparato al que estaban destinados sino que se aferraban a la idea de que esta personalización les traía buena suerte. La mayor parte de estos dibujos se concentran en Bombarderos B-17, B-24 y B-29, las llamadas fortalezas volantes, aunque podemos encontrarlos también en otros modelos como Mustang P-51, A26 Invader, C47 Skytrain…etc. En muchos de ellos podemos encontrar pintadas bombas (misiones de bombardeo finalizadas con éxito), pequeñas banderas alemanas o japonesas (derribos autentificados de aparatos enemigos) o incluso siluetas de barcos. A continuación os compartimos una nueva entrega de la serie ya iniciada anteriormente con artículos dedicados a esta forma de arte.

Fuentes de las fotografías: Flickr.com, aviationexplorer.com

Anterior Nose Art                              Siguiente Nose Art

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: