Jakub Perka y el Curtiss P-40

En 2012, un trabajador de una compañía polaca de prospección petrolífera que estaba trabajando en Egipto llamado Jakub Perka descubrió en pleno desierto los restos de lo que fue un avión de la Segunda Guerra Mundial. El aparato estaba en muy buenas condiciones y se hallaba en una ruta que utilizan los contrabandistas entre Libia y Sudán, a unos 200 kilómetros de la población más cercana. El avión en cuestión es un Curtiss P-40 Kittyhawk de fabricación americana pero que estaba asignado a la RAF Británica. Los números de serie que se hallaban en varias piezas han permitido identificar a la aeronave y a su piloto, un sargento de 24 años llamado Dennis Copping que sirvió en el escuadrón 260 de la RAF con base en Egipto. El día 28 de junio de 1942 estaba realizando un vuelo cuando se le perdió la pista,por lo que fue dado por desaparecido. Por las evidencias que han aparecido junto a los restos del aparato, se ha deducido que realizó un aterrizaje de emergencia, que utilizó la lona de su paracaídas y trozos del fuselaje para construir un pequeño refugio y que intentó reparar su radio para ponerse en contacto con su base, puesto que se encontró desmontada junto a unas baterías. Los restos de Dennis no han sido encontrados cerca del lugar del aterrizaje, por lo que se cree que hizo un intento de caminar por el desierto para encontrar ayuda y que no logró su objetivo. A continuación os traemos distintas fotografías de los restos del aparato.

Fuentes de las fotografías: picasaweb.google.com, dunyanews.tv, telegraph.co.uk, flickr.com, noticias24.com, compendiummagazine.com, aviationarchaeology.co.uk

Fuentes del texto: telegraph.co.ukbusinessinsider.comguns.com

Facebooktwittergoogle_plusmail

2 comentarios sobre “Jakub Perka y el Curtiss P-40

  • el junio 28, 2013 a las 10:54 pm
    Permalink

    ¡Qué increíble hallazgo! El avión está en muy buenas condiciones.

    Respuesta
    • el junio 30, 2013 a las 5:42 pm
      Permalink

      Pues si Carola, supongo que el clima desértico y la poca disposición de la gente a ir por esa zona han hecho que se conserve en estas condiciones. Un saludo.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + diecisiete =

A %d blogueros les gusta esto: