¿Una Legión Española en Egipto?

Durante la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña contempló la posibilidad de engrosar las filas de su fuerza aérea (RAF) con pilotos republicanos españoles internados en campos franceses

Artículo escrito por Carlos Lázaro Ávila

Al finalizar la campaña de Cataluña (febrero de 1939), unos 400.000 refugiados civiles y militares españoles cruzaron los Pirineos, siendo confinados mayoritariamente en Argelès sur mer y otros campos de internamiento franceses. Meses más tarde, se separó al personal militar del civil; la mayoría de los aviadores, los gudaris vascos y los brigadistas internacionales que habían combatido en España fueron trasladados al campo de Gurs (Pirineos Atlánticos). Debido al expansionismo de Japón sobre Indochina, París consideró la posibilidad de crear con los españoles de Gurs una Legión Extranjera de Aviación para defender sus colonias en Asia. Para ello, se informó al teniente coronel A. Urzáiz Guzmán, oficial de máximo rango de Gurs, de que serían visitados por el general M. Gamelin, comandante en Jefe del Ejército francés, pero cuando se desveló la oferta o fue rechazada rotundamente por los españoles, alegando que solo lucharían contra alemanes e italianos.

Ante la negativa española, París les presionó: o se enrolaban en la Legión Extranjera, o ingresaban en las Compañías de Trabajadores Extranjeros que fortificarían la frontera norte ante el avance alemán o… volvían a España. A partir de mayo de 1939, hubo aviadores que aceptaron la oferta de asilo en la URSS, los mecánicos y especialistas de aviación  ingresaron en las fábricas aeronáuticas francesas (Breguet, Dewoitine, Bloch, etc.,…) otros fueron contratados por los campesinos de la región como peones agrícolas y leñadores y el resto, gracias a su dominio del francés, trabajó en los servicios administrativos de Gurs. La posterior ocupación alemana de Francia hizo que los militares republicanos fueran sometidos a un triple cerco: el del gobierno colaboracionista de Vichy, el de la Gestapo, y el del gobierno de Franco que  colaboró con los dos anteriores para localizar y extraditar a España a los exiliados más significativos. Ante esa disyuntiva, los militares o fueron movilizados para trabajar en la Muralla del Atlántico y en las fábricas de Alemania, o se integraron en la Resistencia.

Militares republicanos españoles custodiados en Argelés por tropas coloniales francesas

La oferta británica: ¡Egipto!

La oferta militar francesa a los militares republicanos es un tema bien conocido por la historiografía. Ahora también sabemos que Gran Bretaña quiso reclutar a los militares españoles para emplearlos en la defensa de su Imperio. En la primavera de 1939, los internados de Gurs y otros campos franceses fueron visitados por prominentes políticos y nobles británicos. K. Marjory Stewart-Murray, duquesa de Atholl y miembro del Parlamento por el partido conservador fue uno de los miembros más destacados del The National Joint Committee for Spanish Relief (NJCSR) que apoyó a la República durante la guerra. La noble británica visitó Gurs y ofreció a los pilotos incorporarse a la Royal Air Force (RAF) con la que se trasladarían a Egipto bajo el mando del antiguo Jefe de las FAR al final de la guerra, coronel A. Camacho Benítez.

Poco después, el interés británico por los aviadores se amplió al resto de los militares republicanos. Miembros del Alto Mando británico recibieron una propuesta de P. Rodd (otro miembro del NJCSR) que indicaba que entre los 270.000 militares españoles internados en Francia se podía seleccionar una división de primera clase, confiable, de tropas veteranas. Un documento recibido más tarde en el Foreign Office el 6 de mayo de 1939 contenía un informe hecho por el mayor general sir John Kennedy de la Cruz Roja Británica. Kennedy afirmaba que otro funcionario británico había contactado con el general E. Jurado Barrio y el comandante M. Pérez Dueño, antiguos jefes de la Defensa Especial Contra Aeronaves (DECA) en Cataluña y jefe de la DECA en Barcelona, respectivamente.

El 12 de mayo, el Almirantazgo británico remitió una carta secreta al general Kennedy para que considerara la posibilidad de llevar a los militares españoles a Egipto en calidad de refugiados y emplearlos como reserva para la contienda. Pero en otro documento en el que se explicaba la manera de organizar a los aviadores también se indicaba los problemas de la propuesta: la RAF no podía amparar una Legión Aérea española cuyos voluntarios tuvieran progenitores no británicos y Londres no podía formar una unidad aérea española porque no tenía una Legión Extranjera. Esos fueron los argumentos esgrimidos en el Parlamento británico, siendo rechazada la propuesta.

Epílogo

Cabe plantearse: ¿fueron esas las verdaderas razones de que no prosperara la Legión Aérea?  ¿Valoró Gran Bretaña la posibilidad de no alterar la precaria neutralidad de Franco? El historiador N. Cerdá afirma que Londres no hizo una buena valoración de la experiencia militar en España (sobre todo de la importancia de la defensa antiaérea) y lo pagó durante el Blitz de 1940. En ese dramático momento, los británicos, necesitados de aviadores fogueados, no cuestionaron el origen de los padres de los aviadores polacos y checoslovacos huidos de la Europa ocupada.

Lord Palmerston afirmó que «Las naciones no tienen amigos ni enemigos permanentes, solo intereses permanentes, por eso Londres también se acordó de los militares republicanos para emplearlos en una hipotética invasión de las islas Canarias…»

Sobre el autor: Carlos Lázaro Ávila es Doctor en Geografía e Historia e historiador aeronáutico. Autor de once libros y numerosos artículos, (aeronáutica española período 1896-1945). Miembro de la Asociación de Aviadores de la República (ADAR), Miembro de Número del Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire (SHYCEA), socio de la Fundación Infante de Orleans y patrono de la Fundación Indalecio Prieto.

Fuente del artículo: extracto del artículo “¿Una Legión Aérea española en Egipto?” publicado en Historia de la Guerra nº 7. Marzo 2018.

Fuente de la fotografía: Archivo Asociación de Aviadores de la República, ADAR

 

Facebooktwittermail

Un comentario en “¿Una Legión Española en Egipto?

  • el septiembre 1, 2019 a las 7:57 pm
    Permalink

    Por muchos años que pasen siempre aparece una nueva historia de la Segunda Guerra Mundial. HSGM se encarga de darlas a conocer.
    Hoy es 1 de septiembre. por suerte para nosotros no lo es de 1939. Han pasado ochenta años.
    A seguir divulgando y compartiendo historias!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.