Willie Titsworth orina sobre Eisenhower

En el mes de noviembre de 1942 se inicia la llamada Operación Antorcha, el desembarco de tropas aliadas en el norte de África. En los días previos a su inicio, el piloto Paul Tibbets es seleccionado para llevar al General Eisenhower, Comandante supremo de las fuerzas aliadas hasta una base situada en Gibraltar desde la que se coordinaría el desarrollo de la misma. Tibbets estaba considerado como uno de los mejores pilotos y formaba equipo con su navegante Theodore Van Kirk (con el que robó unos cuantos pollos en Argelia) y con el artillero Thomas Ferebee (precisamente estos tres hombres participaron en la tripulación del B-29 Enola Gay, que el 6 de agosto de 1945 lanzaría la primera bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima). El 2 de noviembre está previsto que Eisenhower se desplace pero las malas condiciones meteorológicas hicieron retrasar el viaje hasta el día 5. Tampoco era un buen día para volar, ya que había mucha niebla en la base inglesa de Bournemouth, en donde seis aparatos B-17 esperaban la orden de despegue. Paul Tibbets se encuentra en pista, bajo las alas de su aparato bautizado con el nombre de Red Gremlin discutiendo junto a Eisenhower si partir o no. El piloto es reticente a volar pero Eisenhower le convence diciéndole «Tengo una guerra a punto de comenzar allí. Ahí es donde tengo que estar.»

Tripulación del B-17 Red Gremlin: Paul Tibbets,Dutch Van Kirk, Gene Lockhart, Tom Ferebee, Fitzgerald y Walker. Delante: Rich, Hughes y William Titsworth.

Fuente de la fotografía: pinterest.com

Así pues, la formación de B-17 emprendió el vuelo que aunque tuvo algún pequeño contratiempo llegó a su destino previsto. Quizás el incidente que más afectó directamente a Eisenhower fue el protagonizado por Wille Titsworth, uno de los artilleros de la tripulación. El navegante Theodore Van Kirk comentó en una ocasión que Willie tenía que orinar y se dispuso a utilizar el tubo de alivio. El llamado Relief Tube era una especie de embudo unido a un tubo de goma que sacaba los deshechos fuera del avión. Al parecer, el tubo no funcionó correctamente y parte de la orina acabó sobre Eisenhower. Según Van Kirk «Eisenhower estaba parado en el lugar equivocado en el momento equivocado».

Fuentes del texto: planeandpilotmag

Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.