Goldstein toca su violín en Stalingrado

Dicen que la música amansa a las fieras y eso es lo que debió de pensar Golstein al tocar su violín en Stalingrado y lograr un momentáneo alto el fuego

Nos encontramos en una fecha bastante señalada: Es la Nochevieja del año 1942 en la ciudad de Stalingrado. Los combates que se están sucediendo entre las tropas alemanas y los soviéticos son muy cruentos. La dureza de los mismos y los rigores a los que están sometidas los hombres hacen que la moral de las tropas soviéticas se encuentre en un nivel bastante bajo, y los jefes del alto mando del ejército ruso dispusieron que un grupo de músicos, bailarines y actores actuaran para los soldados. Uno de esos músicos era el violinista Boris Goldstein, quien se alejó del grupo y llegó hasta unas trincheras. Muy impactado al ver las escenas dantescas que reinaban por todas partes, empezó a tocar temas del folklore ruso, pero finalmente, y aunque estaba estrictamente prohibido, empezó a tocar Bach. Cuando acabó, desde los altavoces que estaban en la parte alemana, una voz en ruso dijo «Por favor, toquen algo más de Bach. Prometemos no disparar». Y Goldstein tocó una Viva Gavotte de Bach. Durante una hora y media, se hizo una tregua en medio de aquel escenario de muerte y desolación.

 Música en Stalingrado

Fuente de la fotografía: aime.mforos.com

Fuentes del texto: “La batalla por Stalingrado”, William Craig, Editorial Planeta, serialismo

http://www.youtube.com/watch?v=l_AnTA2yDgA&feature=player_embedded

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 16 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: