Un torpedo explota en Aruba

El día 16 de febrero de 1942, el U-156 se encuentra de misión en la zona del Caribe, concretamente cerca de la isla de Aruba, en las Antillas Holandesas. En Aruba existe una refinería de petróleo y hay un importante tráfico de buques que recogen su crudo y lo hacen llegar a puertos aliados, por lo que es un objetivo estratégico de primer orden. Ese mismo día, tras haber hundido al SS Oranjestad y dañado al SS Pedernales, le toca su turno al SS Arkansas. A las 02,46 h. le lanza un primer torpedo y a las 03:00 h. otro segundo desde los tubos de proa, aunque ninguno de los dos hace blanco. A las 13:13 h. lanza un tercer torpedo que impacta en el buque pero que solamente causa un pequeño incendio porque el SS Arkansas aún no había cargado sus bodegas con el crudo de la refinería. En ese momento, se da la voz de alarma en el Uboot ante un posible ataque aéreo y se abandona la zona rumbo a la Isla Martinica. Al día siguiente, una patrulla que realizaba la ronda por las playas de la zona portuaria de Eagle descubre uno de los torpedos lanzados contra el Arkansas y que había llegado hasta la costa sin explotar. Se avisa a un equipo de artificieros que llega desde Curaçao y se intenta su desactivación.

Torpedo fotografiado por el Teniente Joosse

Fuente de la fotografía: willemsubmerged.files.wordpress.com

Los hombres separan la ojiva de la cola del torpedo y remolcan ésta más arriba de la playa. Colocan entonces dinamita en la cabeza del torpedo para realizar una explosión controlada, pero aunque estalla, no logran explotar la carga de la cabeza del torpedo. El Teniente Pieter Joosse decide entonces retirar la espoleta de la cabeza, utilizando para ello un cable metálico atado a un camión. Antes que los hombres pudieran llegar a una distancia segura, la cabeza explota y mueren en el acto el Sargento Dirk de Maagd, el marinero de primera Leo Kooijman y el marinero de tercera Johannes Vogelezang. El Teniente Pieter Joosse fallece horas más tarde a consecuencia de las heridas recibidas. Otras tres personas que se encontraban contemplando la escena resultaron heridas. Poco antes de la explosión, el Teniente Joosse realizó la siguiente foto de la cabeza del torpedo, recuperada posteriormente de su cámara de fotos.

Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.