Sabotaje a la estatua de Copérnico en Varsovia

El 11 de febrero de 1942, en pleno centro de Varsovia y a escasos metros de la calle Krakowskie Przedmieście, lugar en donde se encontraba la sede central de la policía nazi, un grupo de resistentes polacos se encuentra junto a una estatua que la ciudad había dedicado a Nicolás  Copérnico, el astrónomo que publicó que la tierra y los planetas giran alrededor del sol. Entre ese grupo se encuentra «Alek» Dawidowski, miembro de la Szare Szeregi (una organización clandestina formada por Boy Scouts polacos). La estatua tenía la inscripción «A Copérnico de sus compatriotas», la cual había sido cubierta por una placa puesta por los alemanes que rezaba «Al Gran Astrónomo Alemán».  «Alek» y sus compañeros, disfrazados de trabajadores logran desmontar la placa alemana y se retiran sin que se descubra su acción hasta 3 semanas más tarde. Ludwig Fischer, el gobernador del distrito de Varsovia, lanza la siguiente proclama en la que advierte de la sustracción de la placa y ordena quitar un monumento que hay dedicado a Jan Kilinski (un zapatero del siglo XVIII que lideró la resistencia polaca contra la invasión rusa) como represalia por estos hechos:

«Recientemente, elementos criminales quitaron la placa que había sido puesta al pie de la estatua de Copérnico por razones políticas. Como represalia he ordenado quitar el monumento a Kilinski. Al mismo tiempo os hago la franca advertencia de que si actos como el presente vuelven a perpetrarse, ordenaré la suspensión de todas las raciones para la población polaca de Varsovia durante una semana”.

Monumento dedicado a Nicolás Copérnico en Varsovia

Fuente de la fotografía: warsawtour.pl

Días después de aparecer la proclama, Fischer cumple su amenaza y  la estatua de Kilinski fue desmontada de su pedestal y llevada hasta las dependencias del Museo Nacional. La resistencia reaccionó rápidamente a este hecho y al día siguiente, en las paredes del museo apareció una pintada que decía:

«Pueblo de Varsovia, Aquí estoy». Jan Kilinski

Y al cabo de unos días más, los tableros de la ciudad que estaban reservados para colocar los avisos a la población, aparecieron con una «proclama» colocada por los miembros de la resistencia que imitando el estilo alemán decía:

«Recientemente, elementos criminales quitaron el monumento de Kilinski por razones políticas. Como represalia he ordenado la prolongación del invierno en el frente oriental ruso por el término de dos meses. Firmado Nicolás Copérnico”.

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: