Los médicos de Angoville-Au-Plain

En la iglesia del pueblo francés de Angoville-Au-Plain sucedió una de las historias más curiosas del Desembarco de Normandía. Los sanitarios del ejército americano Ken Moore y Bob Wright pertenecían a la famosa 101 División Aerotransportada y fueron lanzados en paracaídas sobre una zona cercana a Sainte-Mère-Église durante las operaciones del Día-D. Moore aterrizó en uno de los campos que los alemanes habían inundado para prevenir la invasión y estuvo dos días por la zona. Al cabo de ese tiempo se unió a Wright, otro sanitario con el que improvisaron un pequeño hospital de campaña en el interior de la iglesia de Angoville-Au-Plain. Pronto se empieza a presentar un gran número de soldados heridos a los que Moore traslada como puede con una carretilla hasta la frágil seguridad del edificio.

Ken Moore y Robert Wright

Fuente de la fotografía: Normandythenandnow.com

Allí dentro distribuyeron a los hombres sobre los bancos de la iglesia y les empiezan a administrar morfina y a vendar como pueden las heridas que presentan. A medida que va pasando el tiempo y para sorpresa de los dos sanitarios, empiezan a llegar soldados alemanes a los que acomodan y también tratan de curar. El combate en el exterior arrecia y los alemanes gana posiciones quedando aquella noche el sector de la iglesia dentro de zona enemiga.

Interior de la iglesia

Fuente de la fotografía: hubpages.com

Un oficial y dos soldados alemanes irrumpen en el edificio y al ver que Moore y Wright estaban curando a soldados de ambos bandos fueron a buscar ayuda médica y les permitieron seguir con su labor. La iglesia era un oasis en medio de la lucha aunque recibió varios impactos como el de un mortero que entró por el techo pero que por fortuna no explotó. Eso sí, hizo un agujero y provocó que parte del material desprendido hiriese a Moore en la cabeza. Al finalizar los combates, se calcula que entre los dos sanitarios atendieron a 80 soldados, 12 de los cuales eran alemanes. Por todo ello recibieron una medalla de plata y sus actos se recogieron en un libro y varios documentales. “Eran hombres como nosotros pero con un uniforme diferente”, comentó Moore en el documental.

Restos de sangre conservados en un banco de la iglesia

Fuente de la fotografía: hubpages.com

El 31 de mayo narramos esta anécdota en el programa Trozos de vida, trozos de radio de Manolo Garrido

 

Facebooktwittergoogle_plusmail

2 comentarios sobre “Los médicos de Angoville-Au-Plain

  • el abril 1, 2016 a las 7:18 am
    Permalink

    El profecionalismo de los guerreros …..

    Respuesta
    • el abril 4, 2016 a las 7:51 pm
      Permalink

      Y también un poco de humanidad en medio de todo aquel caos 🙂 Saludos, Eduardo

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: