Los Blood Chit

Los Blood Chit eran mensajes escritos en varios idiomas que llevaban consigo los pilotos o los tripulantes de aviones cuando se encontraban realizando misiones sobre territorio enemigo en el que desconocían el lenguaje y en donde les iba a resultar complicado relacionarse con los habitantes en caso de ser derribados. Estos «vales de sangre» prometían que la persona que se hiciera cargo del poseedor del Blood Chit, sería recompensada si le prestaba ayuda y lo entregaba sano y salvo en un puesto aliado. Aunque la primera vez que se utilizó fue en 1793 cuando el presidente americano George Washington le hizo un salvoconducto a un inventor francés llamado Jean-Pierre Blanchard, el cual iba a realizar el primer viaje en globo en suelo americano. Como Blanchard no hablaba inglés, Washington le escribió una carta en la que solicitaba que se le prestase ayuda en caso de no poder gobernar el globo y tener que realizar un aterrizaje de emergencia.

Piloto con Blood Chit

Fuente de la fotografía: cbi-theater-4.home.comcast.net

Los pilotos de la RAF lo utilizaron durante la Primera Guerra Mundial, aunque la época dorada de los Blood Chit fue durante la Segunda Guerra Mundial, siendo utilizados en todos los frentes (quizás los más famosos son los del Frente del Pacífico). Algunos eran una simple carta que llevaban los pilotos en un bolsillo, aunque la mayoría estaban escritos sobre tela (concretamente seda, ya que es más resistente al fuego) y se cosían a la parte posterior de la chaqueta de vuelo. La recompensa ofrecida podía variar entre 50$ y 250$ según el teatro de operaciones.

Fuente de la fotografía: slate.com

Este Blood Chit perteneciente al Teniente Coronel Folsom  contiene el siguiente texto: «Soy un piloto americano. Mi avión ha sido destruido. No hablo su idioma. Soy enemigo de los japoneses. Tenga la bondad de protegerme y cuidarme y lléveme al puesto militar aliado más cercano. Mi gobierno le recompensará».

Facebooktwittergoogle_plusmail

2 comentarios sobre “Los Blood Chit

  • el mayo 13, 2015 a las 11:10 pm
    Permalink

    Era interezante e importante andar un Blood Chit cuando salia a una mision , se han de haber salvado muchos combatientes que despues contaron su historia y dieron las gracias al inventor de ese sistema que consistia en una carta en varios idiomas,escritos en telas o papel .

    Respuesta
    • el mayo 14, 2015 a las 4:53 am
      Permalink

      Sí que lo eran. Tienes razón. Imagínate caer en medio de la selva, en un ambiente hostil y sin tener conocimientos del lenguaje. Sin posibilidad de comunicarte no podías saber en qué posición estaban tus tropas. Un saludo, Fernando.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.