Las Mulas de Oujda

Los aliados probaron en lanzar mulas en paracaídas en la localidad marroquí de Oujda como prepatativo para la campaña de Sicilia

Durante la campaña de Sicilia, los aliados debían lanzar a las tropas en paracaídas por detrás de las líneas de defensa enemigas, las cuales estaban situadas en la zona costera. El principal problema con que se encontraron fue la composición orográfica de la isla, que dificultaba la distribución de los materiales lanzados por la aviación y el movimiento de los soldados. Ante este problema, a alguien se le ocurrió una solución: los materiales y las tropas serían llevados por mulas, que previamente habrían sido lanzadas en paracaídas con los pertrechos cargados sobre sus lomos. El mayor Mark Alexander sería el encargado de llevar a cabo la misión, para lo que antes de hacer el lanzamiento sobre Sicilia, llevó a cabo unas pruebas en Marruecos, concretamente en Oujda. No hace falta decir que fueron un auténtico desastre. Cuando los soldados llegaron a la zona donde se suponía que habían aterrizado las mulas, se encontraron con que un gran número de ellas tenían las patas rotas, por lo que hubo que sacrificarlas. Debido a esto, la misión fue desestimada.

Mula sirviendo en la SGM

Fuente de fotografía: aiwdedication.ca

Fuente del texto: «Las cien mejoras anécdotas de la Segunda Guerra Mundial», Jesús Hernández, Rocaeditorial

El pasado 06 de octubre de 2015 narramos un resumen de esta anécdota en el programa Tarda de Radio, y el pasado 25 de enero de 2018 en el programa Stock de Radio

Facebooktwittergoogle_plusmail
A %d blogueros les gusta esto: