Guerra Submarina (4): La vida en un submarino de la Kriegsmarine

La vida dentro de un U-boot no era tan idílica como muchas veces se ha representado en las películas o en novelas de temática Segunda Guerra Mundial

La vida a bordo de un submarino ha sido idealizada a través de las películas de cine que relatan misiones y sucesos en los que las tripulaciones cumplen con sus cometidos en un ambiente un tanto claustrofóbico pero razonablemente limpio y ordenado. Nada más lejos de la realidad. Las tripulaciones de los submarinos alemanes sufrían una atmósfera rancia y maloliente puesto que durante todo el tiempo que duraba la misión el personal no se podía duchar debido a la falta de agua potable, el aire se iba impregnando de los olores de la sentina, las letrinas y la cocina. Los motores diésel generaban temperaturas que podían llegar a alcanzar los 50 ºC. No había casi espacio para poder moverse, lo que generaba una incomodidad permanente puesto que el espacio disponible estaba ocupado con maquinaria e instrumentos.

Interior de un submarino

Incluso se dormía encima de planchas de metal sobre los torpedos hasta que no eran disparados y quedaba espacio libre para poder situar hamacas. La luz estaba siempre encendida y había un ruido de fondo permanente de los motores, la radio de comunicaciones y las bombas de aire, a parte del ruido provocado por el personal que estaba de servicio mientras otra parte de la tripulación descansaba. No es de extrañar que cuando el comandante del U-Boot encontraba una oportunidad, ordenaba salir a superficie para regenerar el ambiente y aliviar un tanto la vida diaria a bordo hasta la siguiente inmersión.

Fuente de la fotografía: http://centroeu.com

Fuentes del texto: 

“U-Boote Crews: Daily Life, 1939 – 1945”, Jean Delize , Histoire and Collections 2007

Anécdota anterior Guerra Submarina        Siguiente anécdota Guerra Submarina

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: