La Mona Lisa en Chambord

A principios de 1938 se desencadenan toda una serie de acontecimientos que hacen que los responsables de la Dirección de los Museos Nacionales Franceses empiecen a diseñar planes para poner a salvo las obras de arte antes de que caigan en manos del ejército alemán. Así pues, a medida que se empieza a temer la posibilidad de una pronta invasión se toma la decisión de evacuar las obras de arte del Louvre hacia zonas de la Francia central, en un intento de protegerlas de posibles ataques a objetivos militares que puedan dañarlas. Jacques Jaujard, director de Museos Nacionales Franceses ordena evacuar la Mona Lisa del Louvre (junto a otras obras importantes como la Balsa de la Medusa o La Venus de Milo), empezando un periplo que la llevaría a estar en 5 localizaciones distintas: El Castillo de Chambord, Louvigny, La Abadía de Loc Dieu, el Museo de Montauban y Montal. El día 28 de agosto de 1939, la Mona Lisa abandona su lugar en el Louvre en medio de un gran hermetismo: Es empaquetada para su protección, montada encima de una camilla de ambulancia y alojada en la parte trasera de un camión durante la noche. La caja del camión iba sellada con el objeto de preservar una atmósfera lo más neutra posible para evitar dañar la pintura, aunque no viajaba sola: iba acompañada de una persona cuya misión era la de velar porque la tela sufriera lo menos posible durante el viaje.

La Mona Lisa embalada para su evacuación

Fuente de la fotografía: twistedsifter.com

Lo que no había previsto Jacques Jaujard era que por culpa de la atmósfera cerrada, dicho cuidador llegó casi inconsciente a su destino. Durante todo el tiempo que estuvo fuera del Louvre, la Mona Lisa tuvo un trato preferencial, ya que estuvo acompañada durante todo el tiempo por personal de museos que incluso llegaban a dormir en la misma habitación que la pintura. Recientemente se han encontrado en un apartamento de Munich 1500 obras de arte que fueron sustraidas durante la Segunda Guerra Mundial y que fueron creadas por artistas como Picasso, Chagall o Matisse. También se ha vuelto a hablar (a consecuencia de la aparición de una película protagonizada por George Clooney) de un grupo de hombres pertenecientes al ejército aliado, conocidos como los Monuments Men, que velaron por la conservación de las obras de arte en las zonas de guerra y por su recuperación de depósitos habilitados por los alemanes.

El 25 de enero de 2016 narramos un resumen de esta anécdota en el programa Tarda de Radio, en el que colaboramos asiduamente. Podéis escucharla accediendo a este enlace.

Esta anécdota la narramos en el programa Stock de Radio, junto a Manolo Garrido

Facebooktwittergoogle_plusmail

Un comentario sobre “La Mona Lisa en Chambord

  • el febrero 2, 2014 a las 4:19 pm
    Permalink

    Creo que es una información muy importante y valiosa, pues hay personas que desconocen la trayectoria realizada por la Gioconda para escapar de la avaricia de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, y pueda ahora ser mostrada (¿el original?) en el Museo del Louvre.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: