La modificación XXX en los Spitfire

La modificación XXX en los Spitfire se produjo para poder adaptar depósitos auxiliares de combustible que almacenasen cerveza para su transporte a las tropas aliadas en Normandía

De todas las modificaciones que se realizaron a los Supermarine Spitfire durante el periodo en el que estuvieron sirviendo, la que seguramente obtuvo más simpatías por parte de las tropas fue la llamada «modificación XXX». Varios fabricantes de cerveza ingleses (Westerham Ales, Heneger Constable…) eran muy populares entre los hombres y algunos de ellos habían donado cerveza para las tropas. Tras el Dia-D, los suministros que llegaban a Europa desde Gran Bretaña estaban muy priorizados ya que una operación como la que supuso el desembarco y posterior entrada en Europa necesitaba de constantes avituallamientos de material, y la cerveza era considerada un artículo de lujo y por tanto no tenía el mismo trato que comida, ropa o municiones. Así pues, a alguien se le ocurrió que los soportes que llevaban los Spitifre Mk IX bajo sus alas y que habían sido diseñados para transportar bombas o tanques auxiliares de combustible, también podían servir para transportar barriles de cerveza. Un trabajador llamado Edward Turner, de la Brittain’s Engineering en Peckham, cuenta que se llenaban tanques auxiliares desechables que habían fabricado para abastecer vuelos largos, con cerveza que traían los camiones de la marca Westerham Ales. Estos tanques fueron denominados Cargas de Profundidad Modificación XXX con el objeto de que fueran aprobados oficialmente para poder equipar a los Spitfire en sus vuelos. El piloto de pruebas Jerry Quill comentó que se modificaron los enganches que portaban bajo las alas para poder adaptar barriles de 82 l. que suministraba la marca Heneger y Constable. Estos barriles llegaban a bordo de camiones a la Unidad de Apoyo del Grupo 83 en Ford cerca de Littlehampton y los Spitfire los llevaban hasta Normandía. Esta opción conservaba mejor las propiedades de la cerveza, puesto que la que se transportaba en los tanques auxiliares adquiría un desagradable sabor metálico. Tony Jonsson, piloto Islandés de la RAF, escribe en su libro Dancing in the skies que mientras servía en el Escuadrón 65, una vez por semana se enviaba un Spitfire de vuelta a Gran Bretaña para recoger tanques llenos de cerveza. Este servicio no era del agrado de ningún piloto, puesto que si se realizaba un mal aterrizaje y se perdían los barriles, éste era odiado por todos sus compañeros hasta el siguiente suministro. Finalmente, estos vuelos dejaron de producirse y se tuvieron que buscar otros medios de abastecimiento ya que el British Revenue of Ministry and Excise notificó a la cervecera que se estaba exportando el producto sin pagar las correspondientes tasas.

Fuente de las fotografías:  spitfiresite.com, westerhambrewery.co.uk

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.