La liberación del Café Gondrée

Justo al lado del puente Pegasus se encuentra el Café Gondrée, el que está considerado como el primer edificio liberado en Francia tras la ocupación alemana.  Su propietario, Georges Gondrée, junto a su mujer Thérèse y sus tres hijas, regentaban un pequeño negocio de cafetería que les permitía estar en contacto con las tropas alemanas. Thérèse era originaria de Alsacia y su lengua materna era el Alemán. Aunque no lo hablaba con los soldados que frecuentaban el negocio familiar para no levantar sospechas, si que le sirvió para escuchar sus conversaciones y pasar datos de interés a un contacto de la resistencia. Durante la medianoche del 6 de junio de 1944, los planeadores empiezan a aterrizar cerca del Puente Pegasus y se escuchan los primeros compases de la batalla. Explosiones y el sonido inconfundible de disparos despiertan a los Gondrée. Georges decide ver qué está pasando y se asoma a una ventana, siendo tiroteado por el Teniente Richard Smith, aunque los disparos no dan en el blanco. Acto seguido, Georges reúne a la familia y se refugian en el sótano de la casa hasta que dejan de escuchar ruidos, momento en el que Georges sube agachado las escaleras que llevan al primer piso. Al llegar escucha voces fuera y decide asomarse con cautela: Un soldado lo ve y le pregunta en francés si es un civil. Le contesta que si y regresa hasta el sótano. Al día siguiente, empieza a escuchar voces en un idioma diferente al Alemán y unos golpes sacuden la puerta. Al abrir, se encuentra frente a dos paracaidistas que le preguntan en francés si hay alemanes escondidos en la casa. Georges contesta que no y es entonces cuando se da cuenta de lo que está pasando: La invasión aliada es un hecho. Del miedo por lo que estaba sucediendo se pasa a una alegría desbordada: El café es utilizado por el 7 Batallón como Cuartel General y Georges desentierra un pequeño tesoro que había escondido en su jardín durante el mes de junio de 1940: 99 botellas de Champagne con las que brinda durante todo el día junto a sus libertadores. Como cortesía,se sirven bebidas de forma gratuita a todos los hombres de que iban llegando. Y así ha sido hasta el día de hoy, en el que cualquier veterano de la 6 División Aerotransportada que ha vuelto para visitar el Café Gondrée no ha tenido que pagar su consumición.

Georges Gondrée junto al mayor John Howard y el Capitán David Wood en la terraza de su café

Fuente de la fotografía: eadt.co.uk

El pasado 01 de septiembre de 2015 narramos un resumen de esta anécdota en el programa Tarda de Radio y el 31 de mayo en el programa Trozos de vida, trozos de radio

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: