Kennedy y la patrullera PT-109

Kennedy y la patrullera PT-109 protagonizaron una dura historia de supervivencia en las Islas Salomón

El 2 de agosto de 1943, la lancha torpedera PT-109 se encuentra en un lugar cercano a la isla Kolombangara, en el estrecho de Blackett (Islas Salomón). Se les ha ordenado que estén patrullando en esa zona para evitar que componentes del llamado convoy Tokio Express puedan desplegar tropas y armas en una de sus maniobras habituales. Cerca de las 02:00 h. y en plena oscuridad, la PT-109 es embestida por el destructor japonés Amagiri y como resultado de la colisión se parte por la mitad, perdiendo la vida dos marineros y resultando gravemente heridos otros dos. Un joven John Fitzgerald Kennedy es el comandante de la PT-109 y se encarga de dirigir al grupo a través de una penosa travesía a nado en la que tienen que recorrer una distancia de 3.5 millas hasta una pequeña isla de 90m de diámetro llamada Plum Pudding. Durante la travesía, Kennedy ayuda a un marinero herido llamado Patrick Mahon remolcándole de su arnés. Kennedy es un nadador experimentado ya que perteneció al equipo de natación de la Universidad de Harvard y puesto que en el islote donde han llegado no hay ni agua potable ni comida, decide explorar las islas cercanas para encontrar víveres, para lo que nada 4 km. más en solitario.

John F. Kennedy a bordo de la PT-109

Fuente de la fotografía: archives.gov

Finalmente, tras encontrar cocoteros y agua en Olasana, traslada a su tripulación a dicha isla, en donde se dispusieron a esperar para ser rescatados y sigue nadando entre islas para buscar patrulleras americanas que pudieran recogerlos. En una de estas travesías, una corriente lo alejó varios kilómetros de la posición en donde se encontraba. Llegó a la isla de Leorava, en donde pasó varias horas totalmente exhausto y con síntomas de fiebre, hasta que reunió fuerzas para volver a la isla donde estaban sus hombres. Lo que Kennedy desconocía era que la colisión de la PT-109 con el destructor japonés había tenido un testigo: Un subteniente australiano  llamado Arthur Reginald Evans estaba en su puesto de observación del volcán VeVe, en la isla Kolombangara cuando ocurrió el percance y envió a dos nativos llamados Biuku Gasa y Eroni Kumana a buscar posibles supervivientes de la colisión. Biuku y Eroni encontraron a Kennedy y sus hombres (en un primer encuentro con Kennedy huyeron desconfiados), aunque no podían transportarlos a todos en sus pequeñas canoas. Debido al desconocimiento del idioma, Biuku indicó a Kennedy que grabara un mensaje en la cáscara de un coco para ser llevado ante Evans. El mensaje grabado era el siguiente: “Comando, nativos conocen ubicación… No pueden llevarnos… 11 vivos, necesitamos bote pequeño… Kennedy”. El 8 de agosto, este mensaje recorría unos 65km y llegaba hasta la base americana de Rendova, desde donde se dispuso que la torpedera PT-157 rescatase a todo el grupo tras haber sobrevivido 6 días ocultándose de los barcos japoneses y alimentándose de cocos. Por esta acción, Kennedy recibió la “Medalla de la Armada y del Cuerpo de Marines”.

Recientemente se ha conocido la noticia del fallecimiento de Eroni Kumuna, uno de los dos nativos que encontraron a Kennedy. También han salido a subasta las cartas que Kennedy escribió a la familia de Harold Marney, uno de los dos marineros fallecidos.

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 4 =

A %d blogueros les gusta esto: