Joschi Pöhs se evapora

La inestabilidad del combustible que propulsaba el ME-163 corroyó a Joschi Pöhs al sufrir un accidente a bordo de su Me 163

El Messerschmitt Me 163 fue el primer avión en ser propulsado por un cohete en entrar en servicio. El cohete era alimentado por una mezcla de dos combustibles, T-Stoff y Z-Stoff , altamente inestables y corrosivos, lo que obligaba a los pilotos y el personal que lo manejaba a utilizar un traje especial de amianto, lo cual no los protegía con total garantía en caso de accidente: El día 30 de diciembre de 1943, el piloto Joschi Pöhs pilotaba un ME-163 cuando sufrió un accidente en Zwischenahn. Cuando llegaron los equipos de emergencia a auxiliarlo, sólo encontraron las gafas y el traje de amianto ya que hubo una fuga del combustible y el traje protector no sirvió de suficiente protección para evitar que el combustible hiciera desaparecer -literalmente- al piloto. En una ocasión, un trabajador forzoso de una fábrica perteneciente a Messerschmitt intentó sabotear uno de los modelos colocando una piedra junto al depósito de combustible. Una restauración del aparato en el año 1976 puso al descubierto este intento.

Joschi Pöhs

Fuente de la fotografía: Luftwaffe.cz

Fuentes del texto: luftwaffe.czdocplayer

El 22 de febrero 2016 narramos un resumen de esta anécdota en el programa Tarda de Radio, en el que colaboramos asiduamente. Podéis escucharla accediendo a este enlace.

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: