El ingenio polaco en los puentes de Tczew

El día 1 de septiembre de 1939 da inicio la Segunda Guerra Mundial. Aunque los historiadores priorizan el ataque alemán a la fortaleza Westerplatte, lo cierto es que el primer ataque militar se produce minutos antes en los puentes de Tczew

El día 1 de septiembre de 1939 las tropas alemanas cruzan la frontera con Polonia y da inicio la Segunda Guerra Mundial. La que estaba considerada como la primera acción militar realizada por el ejército alemán contra tropas polacas fue en realidad la segunda, ya que unos minutos antes que el acorazado SMS Schleswig-Holstein abriese fuego con sus baterías contra la fortaleza Westerplatte, se produjo un ataque aéreo contra unos puentes situados en Tczew. Los Zapadores del Segundo Batallón de Tiradores han sido los encargados de colocar cargas explosivas en estos puentes para evitar que sean utilizados por las tropas alemanas. Metros y metros de cable cruzan los puentes en todas direcciones y unen los explosivos que han de ser detonados en caso de sufrir cualquier tipo de agresión germana. Los puentes tiene un alto valor estratégico porque son la ruta a utilizar por las tropas invasoras para mover a sus unidades desde Prusia hacia territorio polaco. Los alemanes, conocedores de esta circunstancia, diseñan una operación de precisión consistente en el bombardeo de los cables para tratar de cortarlos, evitando de esta manera que los puentes sean dinamitados.

Monumento dedicado a los ferroviarios de Szymankowo

A las 4:40h, una escuadrilla de tres aviones Stukas al mando del Teniente Bruno Dilley realiza un ataque que logra cortar los cables sin que las cargas explosivas destruyan los puentes, lo que posibilita que un tren militar lleno de tropas y material avance por los mismos con la misión de tomar la cabecera de dichos emplazamientos. Pero con lo que no contaban los alemanes era con el ingenio polaco que logró oponerse a la precisión alemana de una forma sencilla y efectiva: Los ferroviarios que se encontraban en el otro lado del río Vístula accionaron la palanca que movía las agujas de los rieles y desviaron el tren hacia una vía muerta, dando tiempo a los zapadores a reparar los cables y volar el puente. Sin embargo ellos y los inspectores de aduana de Szymankowo, pagarán muy caro su accionar patriótico ya que todos serán fusilados junto a sus familias, convirtiéndose en unas de las primeras víctimas polacas del conflicto.

Queremos agradecer a nuestro amigo y seguidor Andrés Chowanczak haber puesto a nuestra disposición la documentación necesaria para la redacción de este pequeño artículo. Todo este material y mucho más lo podéis encontrar en su blog varsoviasedefiende, un espacio dedicado a la resistencia polaca durante la Segunda Guerra Mundial, y en concreto a Stanislaw Chowanczak, un héroe de dicha resistencia. Como muestra os dejamos enlace a un artículo sobre la deportación de Polacos a Siberia

Paralelamente a esta acción militar existió una operación de propaganda llamada La Provocación de Gleiwitz, ideada por Heinrich Himmler y Reinhard Heydrich para dar una excusa internacional que avalase la invasión que iba a producirse a las pocas horas.

Fuentes del texto: varsoviasedefiende

Fuentes de la fotografía:  lavozdepolonia.com

Facebooktwittergoogle_plusmail

2 comentarios sobre “El ingenio polaco en los puentes de Tczew

  • el agosto 2, 2017 a las 3:42 pm
    Permalink

    Que importante es conocer la historia, es un artículo impresionante, narra paso a paso como se inicia está descabella e infame Guerra por parte de los Alemanes. Es bueno reconocer a esos héroes que se inmolaron por su patria Polonia (jóvenes, padres madres y niños).
    Soy de España y por motivos de estudios viaje a Varsovia ahora trabajo en un despacho de abogados en Polonia, y es por eso que me motiva conocer su rica historia y cultura de este hermoso país
    La crueldad más grande que pudo haber sucedido en la Historia de la humanidad es esa sanguinaria Guerra de propiciaron los alemanes.

    Respuesta
    • el agosto 2, 2017 a las 6:05 pm
      Permalink

      Gracias por tu comentario, Rosa. Un saludo

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: