Gatos blancos en Birmania

La figura de los gatos blancos desempeñó un papel muy importante en Birmania durante la Segunda Guerra Mundial

A principios de 1942, empieza la operación de conquista de Birmania por parte de tropas Japonesas, que finalmente logran su objetivo en el mes de mayo. Era un territorio estratégico para los ingleses, puesto que contaban con él para establecer bases aéreas y rutas que permitieran abastecer a las tropas del pacífico. A medida que la amenaza japonesa era más patente, los ingleses se encontraban con más reticencias por parte de la población birmana, temerosa de recibir represalias niponas. La forma más rápida y directa que encontraron los ingleses de contar con su simpatía fue la de pintar gatos blancos en los fuselajes de los aviones, en la carrocería de los coches, los carteles de señalización de carreteras  y llevando su figura sobre los uniformes. Incluso se llegaron a llevar gatos blancos a las bases aéreas. El motivo era que para los birmanos, el gato blanco era una figura divina, por lo que cuando empezaron a ver su silueta asociada a los aliados, creyeron que la divinidad estaba de su parte y empezaron a colaborar con ellos.

Tropas aliadas en Birmania

Fuente de la fotografía:  sunnycv.com

Fuentes del texto:

«When Cats Reigned Like Kings: On the Trail of the Sacred Cats», Georgie Anne Geyer, Transaction Publishers

El 25 de enero de 2016 narramos un resumen de esta anécdota en el programa Tarda de Radio, en el que colaboramos asiduamente. Podéis escucharla accediendo a este enlace.

Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + dieciocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.