Espías en acción (1): Gösta Caroli cae en una zanja

Gösta Caroli fue un espía doble que trabajó para Alemania y Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. La historia de cómo este sueco nacido en 1902 se convirtió en espía es un cúmulo de despropósitos que empieza en 1938 cuando se encuentra trabajando en el Tageblatt, un periódico nazi que se publicaba en la ciudad alemana de Hamburgo: Viaja allí tras haber perdido una fortuna en un negocio ruinoso de cría de zorros plateados en la ciudad sueca de Uppsala e inicia una nueva vida como periodista. Los servicios secretos alemanes (Abwehr) lo reclutan tras comprobar su ferviente fe en la ideología del partido y tras recibir una breve formación lo envían a Inglaterra, concretamente a Birmingham, en donde se le pide que recopile información sobre esa zona industrial para pasarla a bando alemán. Mientras se encuentra realizando su labor es sorprendido por el estallido de la guerra y consigue regresar a Hamburgo, en donde le son reconocidos sus méritos y se le da una formación más intensa con materias como código morse, escritura invisible, manejo de radios…etc. Al finalizar su aprendizaje se desplaza hasta Bruselas en donde le es presentado otro compañero de espionaje, el danés Wulf Schmidt, con el que entabla amistad mientras esperan su destino. A partir de este momento es cuando empiezan a torcerse un poco los acontecimientos: Le es comunicado que  el 1 de septiembre de 1940 será lanzado sobre Inglaterra. Aquella noche parte desde un aeródromo situado en Rennes a bordo de un bombardero Heinkel He-111 pilotado por el teniente Karl Gartenfeld y adaptado para realizar este tipo de misiones (el aparato no lleva insignias, había sido pintado de negro y le habían retirado el mecanismo de liberación de las bombas para poder aumentar su velocidad), pero cuando ya han sobrevolado el Canal de la Mancha son interceptados por los haces de focos reflectores y regresan a toda prisa para evitar un encuentro con los Spitfires ingleses, aterrizando en Bruselas.

Gösta Caroli

Fuente de la fotografía: denkorteavis.dk

A los pocos días se hace un segundo intento: La noche del 5 al 6 de septiembre vuelven a sobrevolar Inglaterra y cuando se encuentran sobre Northamptonshire, Caroli salta desde una altitud de 5.000 m. Poco antes de embarcar, Gartenfeld le comenta a Caroli que es mejor que debido al peso de su equipo, éste sea lanzado en un paracaídas aparte. A Caroli no le gusta esta idea y se lo ata al pecho con una correa. Esto hace que al saltar descienda más rápido y que al aterrizar la correa se rompa, recibiendo un fuerte golpe en la mandíbula del aparato de radio que lo deja inconsciente durante unas horas. Cuando se despierta está aturdido y se arrastra hasta una zanja cercana en donde se queda dormido. Ha caído en un campo que pertenece una granja llamada “Los Olmos”. Sobre las 17:30 h, uno de los trabajadores ve asombrado que hay un pie que sobresale de la zanja y corre a avisar al granjero, Cliff Beechener, que da la casualidad que es voluntario de la Defensa Local. Cliff coge su escopeta y va a buscar a Caroli para averiguar qué está pasando. Tras preguntarle, éste le dice que es un ciudadano sueco que había volado desde Hamburgo y le enseña un fajo de billetes y su pistola alemana. Es llevado a la granja en donde es retenido hasta que llega la policía quien lo entrega al MI5 para que sean ellos quienes se encarguen del espía recién capturado. Es trasladado a Latchmere House, en donde se encuentra el famoso Camp 020, un centro situado al sur de Londres que es utilizado para interrogar a espías capturados. Caroli decide cooperar con los servicios secretos ingleses como agente doble y recibe el nombre en clave de “Summer (Verano)”: Le prometen que no será ejecutado a cambio de pasar información falsa a los alemanes, para lo cual es enviado a una base situada en Hixton, en donde le explican su nuevo rol y le van a facilitar los informes que debe pasar. Pero “Verano” no fue de gran utilidad a los ingleses ya que intentó fugarse de este centro. Tras ese incidente, el MI5 se dio cuenta de que no podía utilizarlo para sus fines y decidió confinarlo en una prisión en donde acabó de pasar la guerra.

Anterior Espías en acción                    Siguiente Espías en acción

Facebooktwittergoogle_plusmail

4 comentarios sobre “Espías en acción (1): Gösta Caroli cae en una zanja

  • el junio 6, 2016 a las 3:44 pm
    Permalink

    No fue el caso del “Conejo Blanco”, el Cmdte. del aire Yeo Thomas uno delos mas famosos espías ingleses o Corinne Szabo y muchos otros valientes.

    Respuesta
    • el junio 6, 2016 a las 5:33 pm
      Permalink

      Si, el llamado White Rabbit 🙂

      Respuesta
  • el abril 20, 2016 a las 8:48 pm
    Permalink

    Madre mia como se parece a Tom Berenger

    Respuesta
  • el marzo 9, 2016 a las 5:17 pm
    Permalink

    La mayoria de los espias mas famosos durante -II- guerra mundial trabajaron para los dos bandos, creo recordar que eran tipos inteligentes y muy hábiles por eso salvaron el pellejo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: