Elmer Brandemberger y su fusil

El Teniente Elmer Brandemberger piensa en un nuevo uso para su fusil mientras es lanzado sobre Normandía

Siempre hay que buscarle una segunda función a las cosas en un momento inoportuno o eso es lo que debió pensar el Teniente Elmer Brandemberger cuando fue lanzado en paracaídas y iba descendiendo sobre Normandía en el Dia-D. Durante la fase de caída libre, llevaba su fusil reglamentario en los brazos. Debido a la fuerza de choque en la apertura del paracaídas, se le escapó el arma. Más adelante recordaría el pensamiento que se le cruzó por la cabeza: «A lo mejor cae sobre un condenado Kraut (alemán) y le aplasta el cráneo».

Paracaidista en pleno salto

Fuente de la fotografía: war44.com

Fuente del texto:

«The Effectiveness of Allied Airborne Units on D-Day», Julian Isaac Landavazo, University of N. Mexico

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.