El destino del Admiral Graf Spee y Hans Langsdorff

El miniacorazado de bolsillo Admiral Graf Spee tuvo en jaque a la marina aliada del Atlántico Sur hasta el final. La llamada Batalla del Río de la Plata puso a prueba las relaciones diplomáticas entre Uruguay, Alemania e Inglaterra.

El 21 de agosto de 1939, el Admiral Graf Spee parte del puerto de Wilhelmshaven con rumbo a la zona del Atlántico Sur. El llamado acorazado de bolsillo (tenía un tamaño inferior al de un acorazado normal debido a las restricciones impuestas por el Tratado de Versalles que limitaban el tonelaje de los buques que Alemania podía construir) iniciaba una travesía en la que debía hostigar a navíos mercantes que abastecieran al eje aliado. Tenía carta blanca para utilizar cualquier método que asegurase su objetivo aunque eso significara jugar sucio. Podía cambiar la bandera o el nombre del buque (varios marinos llevaban gorras con otros nombres de barco) y la única limitación que se le impuso al Capitán Hans Langsdorff era la de no atracar en ningún puerto (ni amigo ni neutral) y la de no entablar combate si no era estrictamente necesario. Entre el 30 de septiembre y el 7 de diciembre, el Graf Spee captura o hunde 9 barcos lo que provoca que una flota mixta de buques de guerra ingleses y franceses saliese en su búsqueda. Finalmente el 13 de diciembre, el HMS Exeter, el HMS Ajax y el HMNZS Achilles se cruzan con el Graf Spee y se produce la llamada Batalla del Río de la Plata. Tras haber presentado combate, el Graf Spee resulta seriamente dañado y se refugia en el puerto de Montevideo. Uruguay es neutral y concede 72 horas a Alemania para reparar el buque, insuficientes ya que los arreglos a los que hay que someterlo necesitarían un mínimo de 2 semanas. Hay intensas negociaciones diplomáticas para intentar llevarlo a Argentina y se aprovechan esas horas para ingresar a los miembros de la tripulación heridos en hospitales y enterrar a los fallecidos en una ceremonia con todos los honores. Una maniobra de los servicios de inteligencia británicos hacen creer a Langsdorff que hay una gran fuerza naval que espera el momento en que tengan que abandonar Montevideo para atacar, por lo que éste opta por hundir al Graf Spee.

El Admiral Graf Spee momentos después de ser detonadas las cargas

Fuente de la fotografía: thewarillustrated.info

El 17 de diciembre se lleva el buque fuera del puerto y se colocan cargas explosivas que son detonadas sobre las 20:00h. Cerca de 20.000 personas contemplan la escena desde tierra, donde habían acudido con prismáticos pensando que iban a contemplar una batalla marítima. La tripulación y Langsdorff son recogidos por el mercante uruguayo Tacoma y luego son trasladados en remolcadores a Montevideo y a Buenos Aires. Los oficiales son alojados en el Arsenal Naval de Buenos Aires en donde el día 20 de diciembre es encontrado sin vida el cuerpo del Capitán Langsdorff: Estaba envuelto en la bandera alemana y vestido con uniforme de gala. Se había quitado la vida de un disparo y había dejado una carta en la que decía:

“Para un comandante que tiene sentido del honor se sobreentiende que su suerte personal no puede separarse de la de sus marinos. Soy feliz al pagar con mi vida cualquier reproche que pudiera formularse contra el honor de nuestra marina”

Los restos del Capitán Hans Langsdorff son velados por miembros de su tripulación

Fuente de la fotografía: thewarillustrated.info

Sus restos fueron enterrados en el Cementerio Alemán de La Chacarita. En cuanto a los restos del Graf Spee siguen en el lugar de su hundimiento, a excepción de varias partes que han ido saliendo a flote. El 10 de febrero de 2006 un equipo de submarinistas recupera una estatua de bronce que es una Águila posada sobre una esvastica nazi. Mide 2 m. de alto, 2,8 de largo y pesa 350 kgs. Hay una gran polémica sobre este hallazgo y el destino que ha de tener. De momento está en un almacén y no se ha tomado una decisión sobre si debe ser expuesta.

Rescate del águila del Admiral Graf Spee

Fuente de la fotografía: dw.de

Facebooktwittergoogle_plusmail

6 comentarios sobre “El destino del Admiral Graf Spee y Hans Langsdorff

  • el mayo 12, 2015 a las 9:36 pm
    Permalink

    La odisea del Graf Spee trajo la guerra a la puerta de casa . El Rio de la Plata , fue el lugar . Y aunque estoy en las antípodas del pensamiento nazi , rescato de este episodio la actitud del Capitan Hans Langsdorff , quien una vez puesta a salvo su tripulación , se quitó la vida , cumpliendo con el rito ( que tampoco comparto ) de Honor de los Hombres de Mar . Una visita ineludible , es la de ir al Cementerio Alemán de La Chacarita , donde el personal del mismo orienta al visitante , hacia la tumba que guarda sus restos.

    Respuesta
    • el mayo 13, 2015 a las 5:07 am
      Permalink

      Muchos de estos capitanes cumplían con este rito de honor. Para ellos, el haber perdido su barco era una deshonra y la manera de limpiarla era quitándose la vida. Tienes también el caso de Lindemann, capitán del Bismarck, quien se hundió con el acorazado tras haber ordenado evacuar la nave y hundirla al comprobar que los daños sufridos por el ataque de varios buques ingleses habían tocado de muerte a su buque. Gracias por comentar, Arturo. Saludos

      Respuesta
  • el enero 2, 2015 a las 7:26 pm
    Permalink

    Recientemente,vi un documental sobre la historia del Admiral Graf Spee,que me encantó.He leído atentamente este artículo y hay algo que no me encaja.
    En el documental entrevistan al marinero que preparó la carga para hundir el barco,creo recordar que fueron unos torpedos del propio barco, modificados para explotar en una zona poco profunda de la salida del puerto.
    El marinero en cuestión hablaba que no tenían munición para otro combate con los británicos y el capitán Langsdorff no quiso sacrificar a la tripulación ni entregar el barco,pero nunca habló de que fueron engañados por los británicos.
    Un saludo.

    Respuesta
    • el enero 2, 2015 a las 9:52 pm
      Permalink

      Hola Alberto, según tengo comprobado, los ingleses emitieron mensajes por frecuencias de radio que sabían serían interceptados por los alemanes. En esos mensajes, hicieron creer que había una fuerza naval disponible para atacar al Graf Spee en el momento en que abandonase el puerto (lo cual no era cierto, ya que la flota estaba a demasiada distancia). Langsdorff creyó en la autenticidad de los mismos y decidió hundirlo antes de permitir que cayese en manos enemigas. Un saludo.

      Respuesta
  • el diciembre 17, 2014 a las 10:52 pm
    Permalink

    Me queda una duda tras leer el artículo: en qué año fue construido el acorazado, que Alemania obedece las restricciones del tratado de Versalles.? Ya que este país claramente violó los principios del mismo, ESTO ME LLAMA MUCHO LA ATENCIÓN. Gracias

    Respuesta
    • el diciembre 18, 2014 a las 6:46 am
      Permalink

      La construcción del Admiral Graf Spee se inicia el 1 de Octubre de 1932, siendo botado el 30 de Junio de 1934, aunque no fue hasta el 6 de enero de 1936 en que fue realizada su ceremonia de comisión (fue entregado formalmente a la marina). En aquellos momentos, aunque la situación política en Alemania ya empezaba a ser un tanto convulsa, no se había entrado aún en la SGM y por tanto, Alemania estaba obligada a cumplir con el Tratado de Versalles. Las limitaciones que se impusieron eran que tenía que tener un desplazamiento de 10.000 toneladas y sus cañones estaban limitados a 280 mm. Gracias por tu comentario, Elena. Un saludo

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: