Serie rompiendo mitos (4): El capellán de Pearl Harbor

El 7 de diciembre de 1941 se produce el ataque japonés a la base americana de Pearl Harbor. Las consecuencias del mismo son devastadoras ya que EEUU pierde 19 barcos, 188 aviones y lo que es peor, 2400 soldados y marineros que estaban destacados en estas instalaciones. Uno de los supervivientes fue un capellán llamado William Maguire que tenía rango de capitán y que estaba destinado en el crucero USS New Orleans, fondeado para someterse a diversas reparaciones. Por ese motivo, la corriente eléctrica y el vapor necesarios para poder utilizar las baterías antiaéreas del barco procedían de los muelles. Cuando empezó el ataque alguien desconectó estos suministros del buque provocando que todas las operaciones tuvieran que realizarse de forma manual. La única batería que funcionaba era la de babor, por lo que parte de las municiones que se encontraban en otras baterías, tenían que ser transportadas de un extremo a otro, una operación muy dificultosa, con los hombres desorganizados y en ocasiones accediendo a través de estrechas escaleras bajo el intenso fuego japonés. En medio de todo este caos, Maguire empezó a subir la moral de los marineros que estaban en cubierta gritándoles «Alaba a Dios y pasa la munición». Este hecho fue decisivo para fortalecer los ánimos y determinó a muchos de los hombres, quienes veían la figura del capellán corriendo de un lado a otro sin desfallecer. Posteriormente, este episodio fue reconocido por el compositor Frank Loesser, quien compuso una canción titulada «Praise the lord and pass the ammunition» (Alaba al Señor y pasa la munición), la cual se hizo muy famosa, aunque el propio Maguire trató de quitar importancia al asunto diciendo que él no recordaba haber dicho esta frase, y que si lo hubiera hecho, ninguno de los marineros habría podido escucharlo debido al ruido ensordecedor de la batalla. Varios de los marineros presentes, corroboraron este hecho, como el artillero Tom Combs, quien aseguró haber oído a Maguire gritar esta frase a sus compañeros. Os dejamos este enlace a la canción para que podáis escucharla. Fue tal el éxito, que el propio Maguire protagonizó la portada de la revista Life del día 2 de noviembre de 1942. El mito de esta historia reside en que casi todo le mundo asegura que el capellán sostuvo una ametralladora con la que disparaba a los aviones japoneses que sobrevolaban el prado en el que se encontraba dando una misa en aquel mismo instante, algo del todo incierto como hemos podido comprobar

Portada de Life con el capellán William Maguire

Fuente de la fotografía: coverbrowser.com

El 30 de noviembre de 2015 narramos un resumen de esta anécdota en el programa Tarda de Radio, en el que colaboramos asiduamente. Podéis escucharla accediendo a este enlace.

Anécdota anterior Rompiendo mitos        Siguiente anécdota Rompiendo mitos

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: