Coca-Cola y el nacimiento de Fanta durante la SGM

La que quizás está considerada como una de las marcas más conocidas a nivel mundial y sin lugar a dudas la bebida refrescante más demandada no estuvo exenta de polémica durante la Segunda Guerra Mundial por su relación con la Alemania de Hitler. La historia de cómo Coca-Cola llegó al país se remonta a 1929 cuando Robert Woodruf, director de la marca por aquella época, le concede una licencia para embotellar la bebida en Alemania a Ray Rivington Powers, quien mantiene una relación bastante tirante con Coca Cola Export Corporation, la empresa que comercializa el producto fuera de EEUU. Al cabo de un tiempo, Powers es sustituido por Max Keith, un directivo que supo introducir la marca utilizando cualquier tipo de evento social que se produjese en el país: Tanto en competiciones deportivas como incluso en mítines del partido siempre había publicidad de la marca en forma de grandes carteles que invitaban a beber una Coca-Cola. Uno de los acontecimientos deportivos más importantes que sucedieron en Alemania fue en el año 1936 cuando se produjeron las Olimpiadas de Berlín, en donde la marca estuvo bien visible.

Anuncio de Coca-Cola en 1936

Fuente de la fotografía: Pinterest.com

Los anuncios en prensa también ocuparon un lugar destacado tanto en periódicos como en revistas, en un intento de impregnar a la sociedad alemana y conducirla a beber el refresco. Pero no todo iba a ser de color rosa y hay un par de momentos críticos que supusieron un importante quebradero de cabeza para Max Keith: El primer escollo importante sucedió cuando Karl Flach, directivo una empresa competidora llamada Afri Cola hace correr el rumor que Coca-Cola es una empresa que está participada por capital judío tras realizar una gira por varias empresas americanas. En una de ellas visita una planta embotelladora de Coca-Cola, en la que se está produciendo un producto “Kosher”, diseñado especialmente para la comunidad judía. Flach se lleva de vuelta a Alemania unas cuantas chapas de botellas con la leyenda Kosher y las utiliza para dar un golpe de gracia a la marca americana. Es un momento en el que el antisemitismo está en auge y todo lo que tiene que ver con la comunidad judía es perseguido en Alemania, por lo que esta afirmación pone en serio peligro la continuidad de la bebida en el país y aunque se empiezan a recibir anulaciones de pedidos por todo el país, finalmente se logra superar el inconveniente.

Merchandising de Coca-Cola en Alemania

Fuente de la fotografía: Pinterest.com

Otro problema se presenta de manos de Hermann Göring quien impulsó una campaña por la que quería suprimir las importaciones de productos que fuesen susceptibles de ser fabricados en Alemania. Era un plan a largo plazo que puso los pelos de punta tanto a Keith como a Woodruf, quienes en primer lugar trataron de convencer a Göring de que Coca-Cola era una empresa alemana y en segundo lugar, en vista de que su estrategia no funcionaba, intentaron convencerlo a través de diversos bancos americanos. Pero el principio del fin se produce con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, cuando el preparado base con el que se fabrica el refresco no llega a Alemania con la periodicidad necesaria para hacer frente a la demanda que tiene el producto. Se necesita una medida de emergencia que garantice la continuidad de la empresa y Max Keith pide a los trabajadores que dejen volar su “fantasía” para crear un sustituto para la Coca-Cola. En 1940, el jefe del departamento químico de la firma en Essen, el Dr. Schetelig crea una bebida basada en suero de leche y pulpa de manzana que toma el nombre de Fanta, en homenaje a la “fantasía” utilizada para crear el producto. Fanta va sustituyendo a Coca-Cola paulatinamente sobre todo a partir de la declaración de guerra que hace EEUU cuando se suspende definitivamente el envío del preparado base. Posteriormente, una vez acabado el conflicto, Coca-Cola volvió de nuevo al mercado alemán compartiendo su espacio con Fanta.

Poster promocional de Fanta en Alemania

Fuente de la fotografía: Pinterest.com

Esta anécdota formó parte del programa Stock de Radio del pasado 25 de enero de 2018

Facebooktwittermail

6 comentarios en “Coca-Cola y el nacimiento de Fanta durante la SGM

  • el octubre 27, 2016 a las 2:51 pm
    Permalink

    La medalla que definen como «Merchandising de Coca-Cola en Alemania», no es tal cosa. Es una medalla americana de publicidad (texto en inglés y precio en centavos) ya que ántes de la IIaGM era muy habitual el uso de ls svastica como amuleto de la suerte, equivalente a la herradura.

    Respuesta
    • el octubre 29, 2016 a las 6:24 am
      Permalink

      Gracias por tu aportación Albert, investigaremos este objeto para poder comprobar este extremo. Saludos.

      Respuesta
  • el mayo 30, 2016 a las 12:27 pm
    Permalink

    Cuando se dice que Fanta fue creada en Alemania durante la guerra, habría que decir exactamente a qué nos estamos refiriendo: si de la composición de ingredientes de la bebida o bien de la marca comercial. Es bien sabido que la bebida Fanta que conocemos actualmente y que conoce todo el mundo se «inventó», en los años 50 en Italia, en la factoría de Coca-Cola de Napoles. De eso no hay ninguna duda. La bebida alemana no tiene nada que ver con la Fanta actual. En Alemania lo único que acaso se inventó, y que pervive, fue la marca «Fanta». Sin embargo, ¿Es realmente así? Fanta ¿era una marca novedosa que inventaran los alemanes durante la guerra? Pues tampoco. Fanta era ya desde principios de siglo una marca francesa de cerveza muy conocida y de sabor muy suave, idónea para mujeres lactantes (según la creencia de la época la cerveza era muy apropiada) y hasta para niños. Los alemanes lo que hicieron fue reutilizar esa marca.

    Respuesta
    • el mayo 30, 2016 a las 5:53 pm
      Permalink

      Hola Albert, muchas gracias por la explicación. Nos referimos al nombre de la marca. El contenido de Fanta se creó en Nápoles como bien dices. El refresco alemán era de zumo de manzana y suero de leche. Lo que tenemos entendido por medio de la propia marca es que el nombre de «Fanta» se creó en la época de la Segunda Guerra Mundial. ¿Es posible que la persona que diseñó el nombre en Alemania se basase en la marca de cerveza francesa?. Pues sinceramwente no lo sé. Es muy buena línea de investigación y el tuyo un gran aporte al artículo. Muchas gracias de nuevo. Saludos.

      Respuesta
  • el mayo 16, 2016 a las 12:21 am
    Permalink

    Es una interesante historia a la cual se puede añadir un abundante anecdotario.Uno de ellos, por ejuemplo, es que el «rostro» de Fanta fue el muy popular campeón alemán de los pesos pesados, el boxeador Max Schmeling quien perdiera el título mundial a manos de Joe Louis y6 a qiuen, años más tarde, al saberlo en dificultade3s le diera apoyo económico.

    Schmeling tovo actos de oposición a los nazis, por ejemplo durante la «Noche de los Cristales» protegió en su hotel a los hijos pequeños de su entrenador que era judío. Schmeling ostenta un título único el que es «El Mejor Deportista Alemán de Todos Los Tiempos».

    Respuesta
    • el mayo 16, 2016 a las 6:51 am
      Permalink

      Muy buena aportación Pablo. Max Schmeling era propietario de una de las embotelladoras a parte de tener otros negocios. Saludos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − seis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: