Atentados contra Hitler (1): Georg Elser

Uno de los atentados más audaces que se realizaron contra Adolf Hitler fue el protagonizado por Georg Elser, un carpintero que intentó matarlo con una bomba escondida dentro de una columna de la Bürgerbräukeller en Munich

El protagonista de esta historia es Georg Elser, un carpintero que cree que Hitler lleva a Alemania hacia el desastre y decide que la única manera de evitarlo es matándolo por lo que empieza a elaborar un plan para realizar un atentado. El día 8 de noviembre de 1939, Hitler y la plana mayor del partido nazi tenían previsto reunirse en la Bürgerbräukeller, una cervecería de Munich en donde desde el año 1933 se venía celebrando el aniversario del llamado Putsch de Munich, su fallido intento de golpe de estado de 1923. Era una ocasión única para intentar acabar con la vida de Hitler y unos cuantos de sus colaboradores más cercanos como el ministro de propaganda Joseph Goebbles o el ministro de asuntos exteriores Joachim Von Ribbentrop. La idea era colocar una bomba en el local para que explotase durante el transcurso del discurso que iba a darcon la intención de provocar el mayor daño posible.

Georg Elser

Fuente de la fotografía: Pinterest.com

Georg tiene que superar varios problemas llevar a cabo este plan: En primer lugar ha de conseguir el explosivo que va a utilizar. Esto no es muy difícil porque trabaja en una empresa de armamento de donde va sacando este material. Además consigue un nuevo trabajo en una cantera de la que va sustrayendo dinamita, por lo que este primer paso ya lo tiene cubierto. En segundo lugar ha de fabricar un temporizador para que la bomba estalle a una determinada hora mientras él no se encuentre presente en la cervecería: Uno de los diversos trabajos que había tenido fue como empleado en una fábrica de relojes en la ciudad suiza de Constanza durante 4 años. Estos conocimientos le permitieron fabricar el temporizador, con lo que el problema de estar lejos del local también estaba solucionado. Ahora solo queda poder entrar la bomba y colocarla sin que los servicios de seguridad de Hitler la encuentren: Georg realiza una inspección del local y comprueba que el mejor sitio para colocar el explosivo es una columna que hay justo detrás del lugar donde se va a colocar un atril desde el que Hitler pronunciará su discurso. Desde los meses de agosto hasta noviembre se esconde en los aseos del local justo antes de que cierre sus puertas. Cuando ya no hay nadie, Georg sale de su escondite y se dirige hacia la columna en la que empieza a hacer un hueco lo suficientemente grande como para poder colocar el explosivo en su interior. Es un trabajo perfecto y llega al punto de simular la madera que recubre la columna por fuera y de forrar el hueco interior con metal para evitar que resonase si alguien le daba un golpe fortuito. El 6 de noviembre acaba un trabajo para el que ha necesitado unas 30 noches. El 7 de noviembre comprueba por última vez que todo está correcto y el 8 de noviembre, el mismo día del atentado, abandona Munich en dirección la frontera suiza.

Discurso de Hitler en la Bürgerbräukeller

Fuente de la fotografía: able2know.org

La hora fijada en el temporizador es las 21.20. Hitler siempre realiza discursos largos y es de esperar que en esta ocasión haga lo mismo. Pero no fue así. Se adelantó el horario en que se iba a pronunciar el discurso y además, este fue más corto de lo habitual. 13 minutos antes de la detonación, Hitler abandona el local para coger un tren que lo tiene que llevar hasta Berlín. Hace mal tiempo y decide no utilizar su avión por lo que tiene que correr si quiere llegar a tiempo de subir al tren. El artefacto estalla a la hora prevista provocando 8 muertos y 63 heridos, pero no logra alcanzar su principal objetivo. En esos momentos Georg no se encontraba en el local: Ya había llegado a la frontera suiza, en donde es detenido de forma fortuita poco antes de que estalle la bomba. Los guardias fronterizos sospecharon de él porque pensaban que quería pasar de forma ilegal y lo retuvieron creyendo que era un contrabandista. Es registrado y le encuentran una postal de la cervecería en su bolsillo. Cuando vacían la mochila se encuentran con unos alicates, un detonador y unas piezas metálicas que en principio no saben qué son. Al cabo de unas horas llega la noticia del atentado de Munich hasta la aduana y empiezan a atar cabos.

Estado de la Bürgerbräukeller tras el atentado

Fuente de la fotografía: able2know.org

Elser es trasladado a Munich es donde es interrogado por la Gestapo y aunque niega tener nada que ver con el atentado, finalmente confiesa. Las pruebas se empiezan a acumular en su contra (un relojero reconoce haberle vendido un par de relojes, las camareras de la cervecería lo reconocen, tiene las rodillas magulladas y raspadas tras haber estado muchas días excavando el agujero en la columna..etc). De Munich es traladado a Berlín en donde vuelve a ser interrogado y torturado por la temible Gestapo. Himmler pensaba que formaba parte de un complot británico para asesinar a Hitler y no cree que él solo pudiera hacer todo lo que hizo, aunque finalmente se tiene que rendir a la evidencia.

Portada de periódico anunciando el atentado

Fuente de la fotografía: Pinterest.com

Una vez que se cierra l investigación, primero es conducido hasta el campo de concentración de Sachsenhaussen y en 1944 es llevado hasta Dachau en donde es ejecutado el 9 de abril, poco antes que las tropas aliadas liberen el campo. Elser tenía el estatus de prisionero privilegiado, y ante la proximidad del final de la guerra Hitler da órdenes para que este tipo de prisioneros sean ejecutados. De esta manera acaba la aventura de un carpintero que planeó uno de los atentados más minuciosos de todos los preparados para acabar con la vida Hitler.

 Anécdota anterior Atentados contra Hitler         Siguiente anécdota Atentados contra Hitler

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: