Ases de la aviación (25): J.S. Archer derriba un Zero

Poco antes de producirse la Segunda Guerra Mundial, Australia diseñó un aparato llamado CAC Wirraway que fue un desarrollo del North American NA-16. Este avión fue utilizado en labores de entrenamiento, aunque también participó en labores de bombardeo y de caza, a pesar de que sus especificaciones eran más bien limitadas en comparación con los japoneses (su velocidad máxima era de unos 350km/h en comparación de los 530km/h a los que podía llegar el Zero). El día 12 de diciembre de 1942 el piloto JS Archer y su copiloto en funciones de observador, el Sargento JF Coulston, están realizando una misión de reconocimiento sobre un naufragio en Gona cuando tienen un encuentro con un Zero japonés al que derriban. El aparato nipón se encuentra 1000 m. por debajo de los australianos por lo que inician una maniobra de picado y abren fuego con sus ametralladoras de 7,7 mm derribándolo. Un segundo Zero que se percata de la acción los embiste pero sufre más daños tras la colisión que el aparato australiano y se precipita contra el suelo estrellándose. A pesar de los desperfectos causados, Archer logra llevar el CAC Wirraway hasta su base, una pista en Popondetta, Papua Nueva Guinea.

John Archer en la cabina de su CAC Wirraway

Fuente de la fotografía: acesflyinghigh.wordpress.com

Nada más aterrizar sale corriendo de la cabina y se encuentra con el oficial de control, el capitán Alan Oliver Watson, a quien casi sin aliento le explica el derribo que acaba de realizar. » Sr. Sr. creo que he derribado un Zero» a lo que Watson le contesta «No seas tonto Archer, los Wirraways no pueden derribar Zeros». Archer le replica «Sr. estaba observando el naufragio de Gona cuando vi una cosa en frente con círculos rojos en las alas. Disparé, se produjo una explosión y pareció caer al mar». A los pocos minutos de esta conversación, varias llamadas de teléfono de observadores que habían contemplado la acción empezaron a llegar a la base, por lo que finalmente se dio por bueno el derribo y se le concedió la Estrella de Plata, siendo galardonado por el general Douglas McArthur.

Anécdota anterior Ases de la aviación                  Siguiente anécdota Ases de la aviación

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: