Molotov se refugia en Berlín

La noche del 24 de agosto de 1940 ocurrió un suceso inesperado dentro de los primeros compases de bombardeos sobre Reino Unido por parte de la Luftwaffe: Un Heinkel He-111 lanzó por error sus bombas sobre Londres. En realidad su objetivo eran unos depósitos de combustible existentes en Rochester y Thameshaven pero por causas que no están muy claras pasaron de largo el objetivo y sobre las 23:00h alcanzaron el centro de la ciudad, momento en el que lanzaron su carga. En aquellos momentos no se quería bombardear aún la ciudad y Hitler había prohibido lanzar bombas sobre Londres si no era con su autorización expresa. La radio alemana emitió un parte pidiendo excusas por esta acción y Churchill decidió bombardear Berlín al día siguiente. Era una acción que tenía una clara intencionalidad política y psicológica a la vez: Los Londinenses veían que no solamente se lanzaban octavillas sobre Alemania y que los ataques sobre sus ciudades iban a tener una respuesta contundente. Además se daba la coincidencia de que los ministros de exteriores alemán y ruso se hallaban reunidos en la capital alemana Von Ribbentrop intentaba convencer a Molotov para que Rusia se uniera al bando alemán con el pretexto de que Inglaterra estaba a punto de caer bajo el empuje alemán.

Molotov y Von Ribbentrop reunidos en Berlín

Fuente de la fotografía: backtonormandy.org

A media conferencia tuvieron que abandonar la habitación para resguardarse de las bombas en un refugio antiaéreo y Molotov le contestó a Von Ribbentrop “Por lo que está cayendo del cielo, no parece que los ingleses estén en las últimas”. El ataque no produjo muchos daños materiales, pero sí que sirvió para que Hitler dijera en uno de sus discursos que borraría las ciudades inglesas de la faz de la tierra, y sirvió para que cambiase su estrategia de atacar aeródromos por ciudades, algo que tácticamente le pasó factura con posterioridad. Era el inicio del Blitz de Londres.

Facebooktwittergoogle_plusmail

2 comentarios sobre “Molotov se refugia en Berlín

  • el marzo 27, 2016 a las 10:13 am
    Permalink

    Una sola bomba cayó por error esa noche sobre Londres y Hitler hizo que se formase consejo de guerra al piloto culpable. Días después el tribunal militar lo condenó a muerte y fue fusilado, se le descontó el precio de la bala de su sueldo y Alemania pidió excusas al ministerio de asuntos exteriores inglés.

    Respuesta
    • el marzo 28, 2016 a las 6:31 pm
      Permalink

      Muchas gracias por tu aportación, Angel. Desconocíamos estos hechos pero los buscaremos para ampliarlos. Saludos.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: